Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
shutterstock_1591858297

Una nueva vida crece dentro de tu cuerpo y tu organismo se adapta para recibir a tu bebé. Fortalece tu mente y tu organismo.

Adopta una dieta balanceada que te permita mantenerte en forma y ayudar al crecimiento de tu bebé sin comer el doble:
  • Adopta una dieta balanceada que te permita mantenerte en forma y ayudar al crecimiento de tu bebé sin comer el doble[1]:

    • Consume alimentos ricos en proteínas provenientes de fuentes seguras como carnes magras, pollo sin piel, huevos, frijol y otras proteínas vegetales como: granos secos y tiernos. Consume pescado máximo dos veces por semana [2].

    • Incluye en tu dieta frutas y verduras [2] en abundancia, para garantizar un aporte de vitaminas y minerales.

    • Elige cereales integrales (arroz integral, pan integral, pasta integral) [2].

    • Incorpora más lácteos bajos en grasa, que son una buena fuente de calcio y otros nutrientes [2].

    • Evita las bebidas gaseosas y los alimentos ricos en grasas y azúcares [2].

  • Tu médico te orientará sobre cuánto peso debes aumentar durante el embarazo para así controlarlo regularmente [1].

  • Pregúntale a tu médico acerca de la necesidad de tomar un suplemento alimenticio prenatal de vitaminas y minerales [1].

  • Mantente bien hidratada. La hidratación es esencial para prevenir dificultades en la circulación, hinchazón excesiva e infecciones urinarias [1].

  • No consumas alcohol. Tal como los alimentos, todo lo que consumes llega a tu bebé a través del cordón umbilical y el alcohol no es la excepción. Esta sustancia no es benéfica para la formación del cerebro de tu bebé ni para su crecimiento [1].

  • Reduce el consumo de cafeína; el exceso de esta sustancia puede ocasionar que pierdas a tu bebé o un parto prematuro [1].

  • Mantente activa. El ejercicio físico siempre es aconsejable: podría ayudarte a prevenir o disminuir los eventuales síntomas y a prevenir la pre-eclampsia y la diabetes gestacional. Además, dormirás mejor y podrás regular tus emociones. Elige actividades de bajo impacto como caminar, nadar, bailar o montar en bicicleta [1].

  • Mantén una higiene oral adecuada y asiste regularmente al odontólogo [1].

  • No fumes. El humo del tabaco es nocivo para tu salud y la de tu bebé [1].

  • Consulta inmediatamente a tu médico si presentas síntomas de alarma como sangrado vaginal, hinchazón severa de la cara o las manos, dolor de cabeza intenso, dolor abdominal intenso, fiebre, vómito persistente, dolor al orinar, visión borrosa, mareo o reducción de los movimientos de tu bebé [1].

Referencias

  1. US. Department of Health & Human Services. Office of Women’s Health. Staying healthy and safe. Disponible en: https://www.womenshealth.gov/pregnancy/youre-pregnant-now-what/staying-healthy-and-safe. Consultado el 12 de agosto de 2020.
  2. National Health System. Have a healthy diet in pregnancy. Disponible en: https://www.nhs.uk/conditions/pregnancy-and-baby/healthy-pregnancy-diet/. Consultado el 12 de agosto de 2020.
Categoría
Embarazo